Emprendimientos

El efecto franquicia

el efecto franquicia

De la mano de marcas mexicanas y extranjeras, este modelo de negocio sigue modernizando y profesionalizando diversos sectores. ¿Quién gana más?, el consumidor.

Contenido donado por Entrepreneur
Texto: Ilse Maubert Roura con información de Marlene García, Arianna Jiménez y Pamela Rico.
Foto: Banco de imágenes.
Pie de Foto: Banco de imágenes.

Es difícil concebir un día sin franquicias. Según datos de la Asociación Mexicana de Franquicias (AMF), 15 centavos de cada peso que gastas se destinan a un negocio de este tipo. ¡Piénsalo! Desde esa visita a la cafetería por las mañanas, el taller donde realizas el mantenimiento de tu automóvil, la marca que se encarga mejor que nadie de la limpieza de tu ropa y que la tiene lista en una hora, la tienda de electrónica en la que siempre encuentras “el-de-ese de la-de-esa” que necesitas, el gimnasio al que puedes ir a cualquier hora y día, la inmobiliaria que te ayudó a comprar o rentar tu casa, o la cadena hotelera que sabes que es garantía de servicio y comodidad. Todas tienen algo en común: una marca de franquicia detrás que las respalda.
“Las franquicias aportan experiencia y un modelo de negocio probado que incluye desde manuales hasta una ruta crítica de trabajo”, explica José Luis Navarro, presidente de la Asociación Mexicana de Franquicias (AMF).
Esto por un lado beneficia al franquiciante (el titular de los derechos de la marca y poseedor del know how), porque gracias a este modelo puede replicar y crecer su negocio a una gran velocidad con capital de terceros. También beneficia al franquiciatario (quien adquiere la marca para operarla), ya que acorta su curva de aprendizaje y reduce sus posibilidades de fracaso al adquirir ese conocimiento previo, sobre todo, en el caso de quienes no tienen experiencia en el manejo de negocios.
Pero también sale ganando el consumidor, pues puede acceder a productos y servicios de calidad respaldados por un nombre reconocido (incluso a nivel mundial) y obtener la misma experiencia de consumo cada vez que acude a uno de los establecimientos de esa marca. Esto gracias a la obligación que tienen las empresas en franquicia de operar bajo los mismos estándares y homologar su operación.
Este modelo ha transformado, además, a diversos sectores de la economía nacional. Y es que a partir del surgimiento de empresas que traen consigo procesos, eficiencia, tecnología, servicio, capacitación y mejores prácticas –y que se han expandido por todo el país bajo el esquema de franquicia–, los demás jugadores se han visto obligados a modernizarse e innovar para mantenerse competitivos y en el gusto del cliente. Y eso sólo puede significar profesionalización para los negocios del país.
Enrique Alcázar, presidente de Grupo Alcázar y Compañía, señala que hay tres ejes que todos los negocios tienen que atender: control de sus indicadores, rentabilidad (utilidades, manejo de presupuestos, ventas, valor de marca) y proyección (crecimiento, acceso a otros mercados, nuevas líneas de producto, etc.). “Con una franquicia se ‘curan’ estos dolores”, dice. “Se da control porque se estructuran políticas, manuales y procesos. Hay rentabilidad por la planeación de modelos financieros y estratégicos. Y es por naturaleza un modelo de crecimiento”.
A continuación, hacemos referencia a algunos giros que se desarrollaron y transformaron de la mano de las franquicias en los últimos años, unos inexistentes o con una presencia mínima en el mercado hace unas décadas (como las casas de empeño o los restaurantes de sushi) y otros más tradicionales (como las tintorerías y los talleres automotrices). El resultado ha sido una mejor experiencia de consumo.

PIZZERÍAS
En promedio, cada mexicano come una pizza completa al año, lo que ubica a México como el segundo consumidor a nivel mundial de este platillo italiano, sólo detrás de Estados Unidos. Y según información de United Business Media (UBM) –firma encargada de la organización de la Expo Pizza Show México 2016–, el consumo de este clásico producto italiano crece un 7% anual, lo que equivale a la venta de 120 millones de pizzas.
En el país operan más de una docena de franquicias especializadas en pizzas. Una de las pioneras fue Benedetti’s Pizza, que nació en 1983 en la ciudad de Colima. Seis años después de su fundación, la marca implementó el servicio a domicilio de su producto para eliminar el desplazamiento al restaurante, siendo la primera marca en hacerlo. Este método hoy es el favorito de los clientes gracias a su practicidad para consumir pizza.
Con el arribo de Domino’s Pizza en 1990 llegaron nuevas prácticas, hoy cotidianas cuando de pizza se trata. Esta cadena de origen estadounidense fue la primera en ofrecer pizzas gratis si la entrega tardaba más de 30 minutos en llegar al domicilio, instituyó el martes de 2×1 y un call center 01 800 a nivel nacional. Hoy, esta marca suma 610 unidades a nivel nacional.

SUSHI
La comida japonesa antes era considerada como exótica y costosa pero hoy, cada vez más jóvenes, adultos y niños la consumen sobre todo en su presentación de sushi. La tropicalización de los platillos fue el factor fundamental para la aceptación y crecimiento de las marcas especializadas. Así, incluir elementos como aguacate, chile, pollo y arroz como ingredientes principales permitió que los comensales se sintieran confiados en probar y conocer nuevas propuestas.
Sushi Itto fue la primera franquicia especializada en esta gastronomía, abriendo sus puertas en 1987. Una de sus primeras prácticas para posicionarse como líder en el mercado –actualmente con más de 130 unidades– fue ubicar al cliente frente a la mesa, en donde el maestro “sushero” preparaba los rollos con los ingredientes que el mismo comensal elegía.
Para 1996, cuando nació Sushi Roll, el mercado ya estaba mejor preparado para recibir nuevas marcas. Esta franquicia optó por hacer llegar la comida japonesa a todo tipo de público ofreciendo atención personalizada en el restaurante, sugerencias del chef y propuestas especializadas como Sushi Roll Kids, y Sushi Lab –área especializada en observar tendencias internacionales en servicio, platillos y sistemas tecnológicos que le permite a la marca mantenerse a la vanguardia–. Además, cuenta con mesas tepanyaki para crear una atmósfera japonesa a un costo accesible.

TALLERES AUTOMOTRICES
Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en el país hay 185,720 establecimientos dedicados a la mecánica, reparación, mantenimiento y servicio eléctrico automotriz, más del 90% son microempresas y generan 500,000 empleos. Sin embargo, existen franquicias como SpeeDee que destacan por tener personal capacitado, equipo y tecnología de punta, y refacciones originales y de calidad. Esta empresa estadounidense tiene 23 años operando en México y brindando atención en el cuidado y mantenimiento básico preventivo de automóviles, además de servicio llantero y venta de llantas de diferentes marcas. SpeeDee cuenta con 46 unidades en 23 estados del país, desde Baja California hasta Quintana Roo.
Marcas mexicanas como Power Service también han marcado la pauta. Esta franquicia incluye en su cartera de servicios: afinación, cambio de frenos y amortiguadores, lubricación del motor, lavado del sistema de enfriamiento, limpieza de transmisión automática, balanceo, alineación, cambio de llantas y chequeo de la suspensión.
Pero eso no es todo. Atendiendo la necesidad de los clientes de recibir una buena atención (algo que no siempre caracteriza a estos negocios), la empresa ofrece un sistema en su página Web por medio del cual el usuario puede consultar y visualizar el historial de su auto. Además, cuenta con una tarjeta de lealtad que permite el acceso a promociones exclusivas y acumula puntos por cada visita, que posteriormente se pueden canjear por productos o servicios de la marca.

CASAS DE EMPEÑO
En el país hay alrededor de 6,000 establecimientos prendarios según la Asociación Nacional de Casas de Empeño (Anace). Según el Inegi, estos negocios tienen un mercado potencial de 40 millones de clientes, principalmente población sin acceso a servicios bancarios y no bancarizada.
En México, Prendamex es la mayor cadena privada de préstamos prendarios en términos de número de sucursales. Su red de franquicias se extiende a Estados Unidos y Guatemala.
El éxito de esta marca es que evolucionó más allá del concepto de casas de empeño para convertirse en un centro de servicios para atender de mejor manera las necesidades de sus usuarios. Así, estos no sólo pueden empeñar alhajas a cambio de efectivo, también enviar y recibir dinero de cualquier parte del país y Estados Unidos, adquirir boletos de autobús, recargar tiempo aire o empeñar el valor de su automóvil o maquinaria de trabajo. Además, la compañía pone a la venta los artículos no rescatados y otras mercancías de remate.
Por su parte, el Cerrito Casa de Empeño brinda préstamos prendarios desde 2001. Su modelo de negocio ofrece servicio a domicilio, pago de servicios, envío de dinero y bazar. Esta marca presta de uno a tres meses, recibe oro amarillo, electrónicos, herramientas, celulares, equipo de cómputo y automóviles, entre otros. Según reporta, no más del 15% de sus clientes pierden la prenda. De ahí que su apuesta sea por el interés, no por la comercialización.

TINTORERÍAS
Prácticamente todas las personas tienen en su guardarropa al menos una prenda que requiere lavado en seco o un proceso especial para su limpieza, lo que garantiza el mercado de esta categoría de servicios. Pero atrás quedaron las viejas tintorerías. Hoy estos negocios son unidades modernas, eficientes, con tecnología de punta y amigables con el medio ambiente, que incorporan el uso de insumos biodegradables y sistemas de recuperación del agua.
Una de estas marcas es la española Pressto, que llegó al país en 1997 bajo una filosofía de “boutiques de limpieza”. Su departamento de investigación y desarrollo introduce constantemente novedades a la industria. Por ejemplo, el sistema de desmanchado por ultrasonido para detectar las manchas no visibles. Hoy la franquicia tiene 120 establecimientos, ubicados en cadenas como Walmart, Comercial Mexicana, Chedraui y HEB.
Otra de las innovaciones es que esta categoría ofrece además servicios de arreglo de ropa en el mismo lugar. Tal es el caso de Tintorerías Max, que cuenta con 230 unidades operando en la República. Su catálogo de servicios incluye (en algunos de sus establecimientos) limpieza de alfombras y muebles a domicilio, servicio de tintorería 24 horas, así como un modelo de lavandería automática y uno de costura y arreglo de ropa.

FARMACIAS
De acuerdo con el estudio Perspectivas globales sobre ciencias de la vida 2013. Optimismo acorde a la realidad en un nuevo contexto, realizado por Deloitte, el sector farmacéutico está teniendo un crecimiento del 4.4% desde 2011 y se espera que continúe este año.
Los negocios de esta industria han evolucionado. La tradicional botica de barrio ha perdido terreno para dar paso a cadenas que no sólo ofertan medicamentos de patente, sino genéricos y otros servicios adicionales. Un ejemplo es Farmacias GI, que además de medicinas ofrece productos naturistas y cuenta con un consultorio con profesionistas capacitados para recetar y orientar a los clientes sobre sus padecimientos. En sus más de 1,000 sucursales también se aceptan pagos de servicios y se vende tiempo aire.
Súper Farmacias Santa María hace lo propio, comercializando más de 8,000 productos no sólo farmacéuticos sino de limpieza, para el hogar, de higiene personal y hasta abarrotes. Así, su modelo ofrece cuatro negocios en uno: farmacia, súper, pago de servicios y tienda de conveniencia. A la fecha, suma 26 unidades en todo el país.

GIMNASIOS
Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), México ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil y el segundo en obesidad en adultos. Para combatir las estadísticas, muchos mexicanos están adoptando cambios en su alimentación, hábitos y estilo de vida para estar más sanos y saludables. Una de las industrias que ha respondido a esta demanda es la del fitness, y las franquicias que pertenecen a ella se han puesto a la vanguardia con propuestas diferentes.
Y es que hace unos años, ir al gimnasio significaba limitarse a los tiempos y actividades que ofreciera el gym de la colonia. Pero gracias a conceptos como el de Anytime Fitness, los usuarios pueden mejorar su experiencia. En el caso de esta cadena de origen estadounidense, ofrece servicio de 24 horas los 365 días del año, entrenador personal y nutriólogo, además de aparatos de tecnología avanzada en un área de 400 a 500m2, baños privados y actividades complementarias (como zumba, pilates, etc.).
Sus miembros pueden acceder a cualquiera de sus 42 unidades en México o bien, acudir a alguno de sus 3,000 gimnasios en 14 países. Incluso para quienes no pueden visitar sus instalaciones, la cadena desarrolló una app con ejercicios y rutinas para realizar en casa. La marca también maneja convenios con corporativos para atender a sus colaboradores.
Por otro lado, en el último año han surgido conceptos para quienes buscan resultados más rápidos y no desean invertir mucho tiempo, como Aradia Center. Su servicio de acondicionamiento muscular combina ejercicios dinámicos con electroestimulaciones que logran ejercitar 350 músculos internos y externos. El entrenamiento dura 20 minutos pero gracias al plus electrónico, equivalen a cinco horas en un gimnasio tradicional. A dos años de haber iniciado operaciones, la marca suma tres unidades en la Ciudad de México.

portada_mini_enero

Publicado en Entrepreneur – Enero 2016.

   

Suscríbete a las novedades de INADEM