Capacitación

Las verdades del coworking

Es común que cuando un producto innovador sale a la luz, empiezan a circular historias en las redes, estás suelen incluir tanto puntos negativos como positivos del nuevo producto o servicio.

Si has escuchado de empresas que decidieron ya no ocupar oficinas tradicionales, probablemente ya te enteraste de lo que opinan de algunos de los lugares de coworking. Lamentablemente, algunos mitos que no tienen fundamento en la actualidad ganaron protagonismo. Entonces, para que no pases por alto la oportunidad de formar parte de una comunidad que te motivará, te presentamos 3 mitos recurrentes acerca de este mundo, y que son totalmente falsos…

Mito 1: Las personas que trabajan en los espacios de coworking, antes trabajaban en cibercafés.

Los cibercafés suelen ayudar a las personas que requieren una computadora o impresora para algo en concreto eventualmente. La verdad es, que pertenecer a un coworking pensado para profesionales, emprendedores y pequeñas empresas, implica cierta flexibilidad de horarios igual a los cibercafés, pero significa que contarás con muchos más servicios y estabilidad. Estos servicios pueden incluir internet, limpieza, espacios vacíos o amueblados, café, y suelen ser manejados por un equipo de planta que se encarga de la recepción y seguridad. Dependiendo de la calidad del lugar de coworking, incluso podría proporcionar servicios legales, soporte de TI y direcciones IP a sus inquilinos.

Cada vez más empresas medianas, corporaciones, y compañías globales están adoptando una perspectiva moderna y juntando sus equipos con los de otras empresas para ofrecerles lugares de trabajo más innovadores. Esto ha ayudado tanto a empresarios autónomos como a marcas conocidas alrededor del mundo, porque la necesidad de colaborar y de ciertos servicios es universal.

En fin, hagamos caso a los hechos, la Encuesta Mundial sobre Coworking mostró que es más probable que un coworker haya trabajado en una oficina en casa antes de unirse a un espacio colaborativo, que en un cibercafé o cafetería: concretamente, un 58% de los que ahora ocupan escritorios en un coworking, antes trabajaba desde sus casas. Esto muestra que los coworkings no llegaron para reemplazar a los cibercafés ya que sus funciones son muy distintas, y no son productos equivalentes.

Mito 2: Existe una falta de privacidad. 

Desde su lanzamiento, los coworkings se han desarrollado para cubrir muchos mercados, empleando distintos modelos de operación. Ahora estos espacios suelen contar con oficinas privadas, y salas que las empresas pueden rentar e incluso adaptar a sus gustos. La clave es encontrar un proveedor de espacios y servicios que te ofrece o la privacidad o las oportunidades de networking que tu negocio requiere.

Ciertos espacios diseñados para el trabajo colaborativo o con membresías flexibles emplean oficinas privadas, pero con paredes de vidrio. Esta técnica empleada en los espacios de WeWork por ejemplo. Ofrece una división entre empresas para que muchos emprendedores puedan usar el mismo espacio, permitiendo que pase la luz natural y manteniendo la sensación de estar en un espacio amplio, sin perder la privacidad. La comunidad que ocupa dichos espacios es como el vino en una copa de cristal; cuando lo que está adentro es más importante que el contenedor, hay que dejarlo visible.

Mito 3: Los coworkings son muy ruidosos y no te permiten concentrar.

Aunque hay personas que trabajan perfectamente con ruido de fondo, para otras puede ser una distracción. Si no son para ti los tapones o auriculares con cancelación de ruido, pasar mucho tiempo en un lugar ruidoso podría llegar a ser cansado. Aquí la percepción incorrecta es que en un coworking haya más ruido que en cualquier oficina. Los espacios colaborativos realmente son iguales a los otros lugares de trabajo, donde los compañeros se saludan en la mañana y después se ponen a desarrollar sus ideas.

Una de las razones por las que uno podría pensar que sería difícil concentrarte en un coworking es la idea que todo el mundo busca encontrar nuevos contactos, o vender su producto o servicio a todos. Este mito tiene poco fundamento. Lo que sí es real es que las oportunidades existen, y un coworking es el ambiente perfecto para crecer tu negocio conectando con nuevos socios estratégicos, pero esto no significa que los miembros usen todo su tiempo para ello. Empresas especialistas en manejar este tipo de espacio suelen crear eventos gratuitos regularmente, para que puedas hacer networking en horarios que no impacten la operación de sus miembros.

¿Considerarías cambiarte a un coworking? Si te llama la atención los espacios de trabajo semi-compartidos o buscas un lugar con más servicios de lo usual, puedes agendar un tour para conocer los espacios de WeWork y empezar a formar parte de su comunidad global.

   

Suscríbete a las novedades de INADEM